domingo, 21 de marzo de 2010

OBLIGACIONES NACIDAS DE LOS CUASIDELITOS


OBLIGACIONES NACIDAS DE LOS CUASIDELITOS

Las obligaciones nacidas de los cuasidelitos conllevan como sanción multas, que varían según el caso.

Entre estas están:

1) Effusis et Dejectis: Cuando un líquido arrojado o un objeto sólido caído desde un edificio sobre la vía pública causaba algún daño, el habitante principal del edificio respondía por el doble del valor del daño causado (Siempre que no se lograse determinar quien había sido el culpable, en cuyo caso se aplicaba la Ley Aquilia).

2) Positis Vel Suspensis: Cuando se ha colocado o colgado sobre la vía publica un objeto que podía causar un daño, cualquier ciudadano podía denunciar el peligro y recibía entonces, en recompensa, una multa privada de diez mil sestercios.

3) El juez que “hacía suyo el litigio”, dictando una sentencia injusta, sea por simple falta o dolo, vuelve el pleito contra él, está obligado a reparar el daño causado. Una particularidad de este cuasidelito es que la sentencia dictada por el juez no era modificada, sino que se condenaba al juez a una indemnización.

4) Robos y daños sufridos en naves, hoteles y establos: cuando se ha cometido un robo o sea causado un daño sobre un navío o en una posada u hotel, la víctima puede escoger entre la persecución al culpable si le conoce, o una acción contra el dueño, quien es responsable, a menos que exista una convención en contrario.

Esta acción es penal y perpetua, no transmisible contra los herederos, y la multa es el duplo del perjuicio causado

No hay comentarios:

Publicar un comentario